Ley para el Desarme y Control de Armas y Municiones

desarmeAbg. Adriana Fernández

Microjuris de Venezuela

En la Gaceta Oficial nº. 40.190, de fecha 17 de junio de 2013, tuvo lugar la publicación de la Ley para el Desarme y Control de Armas y Municiones, texto estructurado por 125 artículos, dos (2) Disposiciones Derogatorias, seis (6) Disposiciones Transitorias y dos (2) Disposiciones Finales; con el objeto de regular, controlar y sancionar lo relativo al porte, tenencia, posesión, uso, registro, establecimiento de polígonos, canchas y galerías de tiro; fabricación, comercialización, abastecimiento, almacenamiento,  importación, exportación, tránsito y transporte de todo tipo de armas, municiones, accesorios, partes y componentes en el territorio nacional.

La competencia exclusiva en esta materia, así como lo referente a la confiscación y destrucción1 de armas de fuego y municiones, corresponde a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), a través de las instancias que ésta designe al efecto. En consecuencia, la Fanb deberá anualmente, ante el Presidente de la República en Consejo de Ministros:

  • Presentar para su aprobación, el plan de fabricación e importación de los tipos y cantidades de armas de fuego.
  • Rendir cuentas respecto a la fabricación, importación, exportación y comercialización de las armas de fuego.

Respecto al registro de armas de fuego, esta Ley nos señala que quienes se encarguen de su comercialización, deberán llevar un registro automatizado y actualizado donde consten los ingresos y egresos de las mismas, el cual será de uso compartido con la dependencia de la Fanb con competencia en materia de control de armas.

Así mismo, se consagra que la información sobre las armas de fuego, componentes y municiones, fabricadas, importadas y comercializadas en el país, destinadas al porte o tenencia de personas naturales y jurídicas, públicas y privadas, deberá estar registrada y almacenada en un sistema automatizado por un lapso no menor a treinta (30) años, que será de uso exclusivo de la Fanb.

Entre la información que deberá contener dicho registro, tenemos: Las características del arma de fuego, calibre, tipo, marca, modelo, año de fabricación, nombre del fabricante, lugar de fabricación o de origen, marcaje y seriales del arma, de las partes, componentes y accesorios; registros balísticos donde se identifique el cañón del arma; identificación de las personas naturales o jurídicas autorizadas para el porte o tenencia del arma de fuego, indicando la fecha de expedición, renovación y vencimiento de los mismos; armas de fuego involucradas en procesos penales, etcétera.

En cuanto a los permisos para el porte y tenencia de arma de fuego a las personas naturales y jurídicas (los cuales tendrán vigencia a partir de la fecha de su otorgamiento), se expresa que los mismos son individuales, intransferibles, y que para su otorgamiento y renovación2, se requerirá de la reunión y presentación de ciertos requisitos dispuestos en la Ley.

Dicho esto, tenemos entonces que los permisos para porte de arma de fuego, se clasifican en los siguientes tipos:

Permiso para las personas naturales:

  • Para defensa personal, que tendrá vigencia de dos (2) años y se limitará a un arma de fuego con cincuenta (50) municiones anuales.
  • Fines deportivos, con vigencia de dos (2) años y con un máximo de trescientas (300) municiones mensuales por cada arma autorizada.
  • Para cacería, dos (2) años de vigencia con un máximo de cien (100) municiones mensuales.
  • Para la protección de personas, con vigencia de un (1) año y estará limitado a un arma de fuego por persona, con cincuenta (50) municiones anuales.
  • Permiso de tenencia domiciliaria, limitado a un (1) arma de fuego, con vigencia de tres (3) años y cincuenta (50) municiones anuales.

Permiso para las personas jurídicas:

  • Para la protección de bienes, con vigencia de un (1) año y cincuenta (50) municiones anuales que se contabilizarán por cada arma autorizada dentro del permiso correspondiente.
  • Traslado y custodia de bienes y valores, vigente por un (1) año, con cincuenta (50) municiones anuales que se contabilizarán por cada arma autorizada.
  • Para el resguardo en zonas agropecuarias, con vigencia de dos (2) años, pudiéndose adquirir un máximo de cien (100) municiones anuales.
  • Para fines artísticos, por un (1) año de vigencia (En este caso, las cantidades y características técnicas de las municiones, serán reguladas en el Reglamento que a tal efecto dicte la Fanb).
  • Permiso para el personal militar de la Fanb y de los funcionarios policiales y seguridad ciudadana del Estado venezolano, a quienes se les podrá otorgar una dotación inicial de hasta cincuenta (50) municiones por cada arma autorizada y asignada a sus respectivos funcionarios (La reposición de las municiones policiales se realizará previa presentación del informe de rendición de cuentas de la utilización de las mismas y conforme al procedimiento que a tal efecto determine el órgano rector del servicio de policía).
  • Para tenencia de armas de fuego de colección, que tendrá vigencia de cinco (5) años (Este permiso aplica tanto a personas naturales como jurídicas).

Cabe destacar que, la adquisición lícita de armas o municiones por personas naturales y jurídicas, no significa su posesión permanente, en el sentido de que sólo implica la posesión condicionada de las mismas; puesto que el Estado se reserva el derecho a recuperarlas en las condiciones que establezcan esta Ley y su Reglamento.

En cuanto a la prevención contra el uso de armas de fuego, esta normativa nos indica que los medios de comunicación (prensa, radio, cine, televisión y medios electrónicos), deberán incluir gratuitamente en su programación diaria, mensajes y campañas de prevención e información sobre el uso indebido y medidas de control de armas de fuego, municiones, así como sobre los planes y programas para el desarme3, debiendo abstenerse de publicar informaciones o imágenes que promuevan o inciten al uso de las mismas.

Con relación a este punto, tenemos que la Ley establece la creación del Fondo para el Desarme (que será administrado por el servicio desconcentrado que a tal efecto creará el Presidente de la República), que tendrá por objeto la coordinación de planes, programas y proyectos de prevención y concientización sobre el manejo y uso de armas de fuego, así como sobre el manejo ilícito y el uso inadecuado de las mismas.

De igual manera, el Estado venezolano, organizará planes dirigidos al desarme de la población, desarrollando acciones tendentes a lograr la recuperación de armas de fuego y municiones, la destrucción de las mismas y el fomento de la entrega voluntaria, para lo cual se creará el Plan Nacional de Canje de Armas y Municiones, que ejecutará las políticas públicas necesarias, en aras de conseguir la entrega voluntaria de armas, lícitas o ilícitas, que estén en posesión de personas naturales y jurídicas, que se encuentren en el territorio nacional, garantizándose el anonimato de la persona que realice la entrega; la no persecución penal hacia la persona que consigne el armamento (Lo que se conocerá como Amnistía, conforme al artículo 88 de la Ley); y el otorgamiento, por parte del Fondo para el Desarme, de compensaciones e incentivos, que serán determinados en el Reglamento de la Ley.

Ahora bien, en materia de sanciones, la Ley bajo estudio nos consagra por un lado, sanciones administrativas que, según la infracción, oscilarán desde veinticinco (25) hasta mil (1000) unidades tributarias (U.T.); y por el otro, sanciones penales, que dependiendo del delito cometido, recibirá pena de uno (1) a veinticinco (25) años de prisión como máximo.

La nueva Ley para el Desarme y Control de Armas y Municiones, tiene plena vigencia desde su publicación en la Gaceta Oficial, fecha a partir de la cual:

  • En un lapso de ciento ochenta (180) días, el Presidente de la República deberá promulgar su Reglamento.
  • En un lapso de un (1) año, prorrogable por un igual período, la empresa del Estado para la fabricación, la importación y comercialización de armas de fuego y municiones, así como el órgano con competencia en materia de control de armas de la Fanb, deberán implementar los sistemas de marcaje de armas y municiones.
  • Dentro de los seis (6) meses siguientes, las personas que posean armas de fuego y no se encuentren debidamente autorizadas para ello, deberán actualizar, renovar y registrar a las mismas, previo cumplimiento de los requisitos exigidos en la Ley.
  • En un lapso de noventa (90) días, el Presidente de la República, en Consejo de Ministros, deberá crear el Fondo para el Desarme.
  • Queda suspendida, por el lapso de dos (2) años, la comercialización de armas de fuego y municiones. Se exceptúan de esta suspensión los trámites de importación y comercialización de armas y sus partes, realizados por la Fanb, los cuerpos policiales, las empresas que presten servicio de vigilancia privada o de transporte de valores, la institución académica nacional especializada en seguridad y los órganos del Estado.
  • Igualmente, se suspende durante dos (2) años, la emisión de nuevos permisos de porte y tenencia de armas de fuego, exceptuándose los trámites sobre la renovación de los permisos otorgados a la fecha de publicación de esta Ley.

Así mismo, ya para finalizar, señalamos que con la promulgación de esta Ley, han quedado expresamente derogadas las siguientes normativas:

  • La Ley de Armas y Explosivos, publicada en G.O. nº. 19.900, de fecha 12/06/1939, salvo lo previsto en sus artículos 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18,19 y 20.
  • El Reglamento de la Ley Sobre Armas y Explosivos, publicado en G.O. nº. 20.107, de fecha 13/02/1940, salvo lo establecido en los artículos 3, 8, 10,11, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34, 35, y 36, hasta tanto se sancione y publique la Ley Sobre Explosivos.
  • La Ley para el Desarme, emitida en G.O. nº. 37.509 del 20/08/2002.
  •  Todas aquellas disposiciones que resulten contrarias a lo dispuesto en este nuevo texto normativo.

________________________

1Véase también el Decreto nº. 9.194, mediante el cual se ordena la realización del procedimiento para la inutilización de las armas de fuego resguardadas en las salas de evidencias de los cuerpos policiales, órganos de investigación penal y demás órganos de seguridad ciudadana con competencias propias del servicio de policía, en todo el territorio nacional, publicado en Gaceta Oficial nº. 40.027, de fecha 11/10/2012.

2La Fanb podrá revocar o suspender el permiso de porte o tenencia de cualquier tipo de armas, de acuerdo con lo que disponga el Reglamento de esta normativa.

3Acción del Estado dirigida a impulsar la entrega voluntaria o la recuperación forzosa de armas de fuego y municiones que se encuentren en el territorio nacional, amparándose el respeto y protección de los derechos humanos. (Art. 3, numeral 8, Ley para el Desarme y Control de Armas y Municiones).

Comments

  1. “Todo buen comunista debería saber que el poder político crece en el cañón de un arma. El partido comunista debe controlar las armas.”
    Mao Tse Tung.

    Los evangélicos son los tontos más útiles que hay, excepto sus pastores, la ley desarme es perversa porque va dirigida a desarmar a la sociedad civil y dejarla indefensa frente a los delincuentes y al gobierno (que es lo mismo) La “oposición” cómplice decretó junto al PSUV la criminalización del derecho natural a la Legítima Defensa.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s