Ley Orgánica que reserva al Estado bienes y servicios conexos a las actividades primarias de Hidrocarburos

En la Gaceta Oficial Nro. 39.173 del 7 de Mayo de 2009, se publicó la Ley Orgánica que reserva al Estado bienes y servicios conexos a las actividades primarias de Hidrocarburos.

Se reservó al Estado los bienes y servicios conexos a la realización de las actividades primarias previstas en la Ley Orgánica de Hidrocarburos, que anteriormente eran realizadas directamente por Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) y sus filiales, y que fueron tercerizadas, siendo esenciales para el desarrollo de sus actividades.

Los bienes y servicios que se reserva el Estado son:

1. De inyección de agua, de vapor o de gas, que permitan incrementar la energía de los yacimientos y mejorar el factor de recobro;

2. De compresión de gas;

3. Los vinculados a las actividades en el Lago de Maracaibo: Lanchas para el transporte de personal, buzos y mantenimiento; de barcazas con grúa para transporte de materiales, diesel, agua industrial y otros insumos; de remolcadores; de gabarras planas, boyeras, grúas, de ripio, de tendido o reemplazo de tuberías y cables subacuáticos; de mantenimiento de buques en talleres, muelles y diques de cualquier naturaleza.

Dichos bienes y servicios se declaran servicio público, de interés público y social y a partir de la publicación de la Ley, Petróleos de Venezuela tomará posesión de los bienes, y control de las operaciones referidas a las actividades reservadas. Debiendo el Ministerio del Poder Popular con competencia en materia petrolera, garantizar la continuidad de las actividades objeto de la presente Ley.

Petróleos de Venezuela S.A., o la filial que ésta designe realizará la expropiación respectiva, la cual podrá ser total o parcial y el pago podrá ser efectuado con dinero efectivo, títulos valores u obligaciones de personas jurídicas públicas. El Ministerio del Poder Popular con competencia en materia petrolera determinará los trabajadores que pararán a formar parte de Petróleos de Venezuela, S.A., o sus filiales, que estén amparados por la Convención Colectiva Petrolera, mantendrán todos los derechos que la misma establece.