Ley para la Protección de la Fauna Doméstica Libre y en Cautiverio

Objeto: Establecer las normas para la protección, control y bienestar de la fauna doméstica. Estas acciones comprenden las medidas para regular la propiedad, tenencia, uso y comercialización de la misma. Estas normas son de orden público, es decir, de obligatorio cumplimiento.

Toda persona natural o jurídica que sean propietaria de animales domésticos, en el ámbito urbano, utilizados como mascotas, deberán registrarlos ante la autoridad municipal de su residencia. Quien actúe como responsable temporal del animal, debe tener una autorización por escrito.

La autoridad municipal restringirá o prohibirá la propiedad o tenencia sobre aquellos animales domésticos considerados peligrosos o que constitutan riesgos para la integridad física de las personas o sus bienes.

Los animales domésticos que permanezcan o circulen sin dueño, en áreas de uso común, podrán ser retenidos por las autoridades municipales competentes. Los animales no reclamados en un lapso no mayor de tres días hábiles, contados a partir de su captura, quedarán a disposición de la autoridad municipal.

Se restringue la propiedad y tenencia de los caninos pitt-bull, hasta el 31 de diciembre de 2014. Por consiguiente, desde la promulgación de esta normativa, se prohibe la importación, reproducción, adopción, cria y comercialización de los mismos. Igualmente, los propietarios de dichos caninos, deberán cumplir con los siguientes requisitos:

1.      Mantenerlos permanentemente en condiciones de cautividad.

2.      Cumplir los requisitos sanitarios correspondientes.

3.      Adoptar las medidas de aseguramiento necesarias para evitar el escape de los ejemplares.

La venta ambulante de animales domésticos será regulada por la instancia municipal correspondiente. Del mismo modo, dicha instancia en coordinación con los Ministerios del Poder Popular en competencias en materia de salud, ambiente y agricultura, según el caso, establecerá una lista oficial de las especies, variedades o razas de animales domésticos riesgosos o peligrosos, sobre los cuales se restringirá o prohibirá la propiedad o tenencia.

El incumplimiento de dichas normativas, acarreará multas que oscilan entre las veinte unidades tributarias (20 U.T.) hasta las cien unidades tributarias (100 U.T.).

Vigencia: 04/01/2010.