La Ausencia Presidencial

hugo-chavez

Abg. Adriana Fernández
Microjuris de Venezuela

Como es del conocimiento de todos los venezolanos y venezolanas, desde el mes de junio del año 2011, el actual Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, por razones de salud, se ha visto en la necesidad de ausentarse en repetidas ocasiones de nuestro país, a fin de someterse a distintas intervenciones quirúrgicas, teniendo lugar la cuarta y más reciente de éstas, el pasado 11 de diciembre de 2012, en la República de Cuba.

Tal situación, tanto en el ámbito nacional como internacional, ha sido objeto de distintas interpretaciones en múltiples sectores, despertándose así un interés particular por analizar tanto el tiempo y las razones por las cuales se autoriza la ausencia del Ejecutivo Nacional de su cargo, así como su mecanismo de sustitución, ya que jerárquicamente hablando, debe existir un suplente que por derecho propio es el inmediatamente inferior en la escala, dispuesto a reemplazar a su superior en grado en caso de impedimento por ausencia, accidente, enfermedad, vacaciones, etc., todo con el propósito de asegurar el normal desarrollo de las actividades administrativas inherentes al puesto.

En este sentido, con la presente investigación pretendemos aplicar la técnica del Derecho Comparado, a fin de comprender y equiparar el régimen constitucional previsto en Venezuela para la figura de la ausencia presidencial, con el instaurado en los Textos Fundamentales de otros ordenamientos jurídicos, igualmente con el Sistema Presidencial, específicamente en los de Argentina, Colombia, El Salvador, México, Nicaragua, Perú, Costa Rica, Estados Unidos de América y por último Italia, a fin de realizar el estudio comparado ante un Sistema Parlamentario, en el cual el Parlamento (Poder Legislativo) tiene a su cargo la designación y sustitución del Presidente de la República (Poder Ejecutivo).

Para ello, en cada uno de los sistemas legales que hemos seleccionado, nos resulta congruente plasmar cómo se hace la designación del Presidente de la República y el tiempo de duración en el cargo; referencias que nos permitan determinar cuándo su ausencia puede ser calificada temporal o absoluta, si éste debe continuar en el cargo o debe nombrarse a otra persona para reemplazar la vacante, y cuándo tendría lugar la convocatoria a nuevas elecciones; dando de esta manera, inicio a nuestro análisis, señalando a continuación las disposiciones constitucionales que regulan tales situaciones, no sin antes recalcar que en pro de la equidad de género, las expresiones “Presidente” o “Vicepresidente”, serán entendidas igualmente como “Presidenta” o “Vicepresidenta”, según corresponda.

  1.       I.        VENEZUELA.

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV). Gaceta Oficial Nº 5.908 Extraordinario del 19 de febrero de 2009.

Conforme a nuestro Texto Fundamental la elección del Presidente de la República la harán los ciudadanos por votación universal, directa y secreta, para un período presidencial de seis (06) años (Artículos 228 y 230), quien deberá sujetar sus actividades a los preceptos constitucionales y legales preestablecidos (Artículo 137) y cuyas ausencias, sean por enfermedad o por cumplir compromisos inherentes a su cargo como Jefe de Estado, requieren ser respaldadas por un procedimiento previsto para ello en los artículos 233, 234 y 235, los cuales expresamente establecen:

Artículo 233

Serán faltas absolutas del Presidente o Presidenta de la República: su muerte, su renuncia, o su destitución decretada por sentencia del Tribunal Supremo de Justicia; su incapacidad física o mental permanente certificada por una junta médica designada por el Tribunal Supremo de Justicia y con aprobación de la Asamblea Nacional; el abandono del cargo, declarado como tal por la Asamblea Nacional, así como la revocación popular de su mandato.

Cuando se produzca la falta absoluta del Presidente electo o Presidenta electa antes de tomar posesión, se procederá a una nueva elección universal, directa y secreta dentro de los treinta días consecutivos siguientes. Mientras se elige y toma posesión el nuevo Presidente o la nueva Presidenta, se encargará de la Presidencia de la República el Presidente o Presidenta de la Asamblea Nacional.

Si la falta absoluta del Presidente o la Presidenta de la República se produce durante los primeros cuatro años del período constitucional, se procederá a una nueva elección universal, directa y secreta dentro de los treinta días consecutivos siguientes. Mientras se elige y toma posesión el nuevo Presidente o Presidenta, se encargará de la Presidencia de la República el Vicepresidente Ejecutivo o la Vicepresidenta Ejecutiva.

En los casos anteriores, el nuevo Presidente o Presidenta completará el período constitucional correspondiente.

Si la falta absoluta se produce durante los últimos dos años del período constitucional, el Vicepresidente Ejecutivo o la Vicepresidenta Ejecutiva asumirá la Presidencia de la República hasta completar dicho período.”

 

Artículo 234

Las faltas temporales del Presidente o Presidenta de la República serán suplidas por el Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva hasta por noventa días, prorrogables por decisión de la Asamblea Nacional hasta por noventa días más.

Si una falta temporal se prolonga por más de noventa días consecutivos, la Asamblea Nacional decidirá por mayoría de sus integrantes si debe considerarse que hay falta absoluta.”

 

Artículo 235

La ausencia del territorio nacional por parte del Presidente o Presidenta de la República requiere autorización de la Asamblea Nacional o de la Comisión Delegada, cuando se prolongue por un lapso superior a cinco días consecutivos.”

 

De los artículos citados se desprende entonces, que la ausencia del Presidente de la República, cuando sea por un lapso mayor a cinco (05) días consecutivos, requerirá de la autorización de la Asamblea Nacional, estableciéndose al respecto una diferenciación entre “falta absoluta” y “falta temporal”, consagrándose que su ausencia se considerará absoluta o definitiva para los casos como abandono del cargo, su muerte, su incapacidad física o mental permanente, etc., lo que a su vez conlleva dos (02) situaciones, a saber:

a)    Si llegase a producirse antes de la toma de posesión del Presidente electo, se irá a un nuevo proceso electoral, quedando a cargo de la Presidencia de la República, el Presidente de la Asamblea Nacional.

b)    Si ocurre durante los primeros cuatro (04) años del período constitucional, se irá igualmente a nuevas elecciones, quedando encargado de la Presidencia de la República, el Vicepresidente Ejecutivo.

En ambos casos, el Presidente de la Asamblea Nacional o el Vicepresidente Ejecutivo, según se trate, se mantendrá en el cargo hasta que se elija y tome posesión el nuevo Presidente, siendo éste quien deberá completar el período constitucional correspondiente.

Ahora bien, si la falta absoluta tiene lugar durante los últimos dos (02) años del período presidencial, este deberá ser completado por el Vicepresidente Ejecutivo.

Con relación a las faltas temporales, observamos que nuestra Carta Magna es un tanto imprecisa, pues no determina cuáles situaciones serán consideradas como tales, ni a partir de cuándo se podrán declarar éstas, limitándose únicamente a prever que las mismas serán suplidas por el Vicepresidente Ejecutivo hasta por noventa (90) días, prorrogables por decisión de la Asamblea Nacional, hasta por noventa (90) días más, facultad que encuentra su fundamento en el artículo 239, numeral 8 de la Constitución venezolana, el cual consagra que entre sus atribuciones se encuentra la de “Suplir las faltas temporales del Presidente o Presidenta de la República”, estableciéndose adicionalmente, que el Vicepresidente reunirá las mismas condiciones exigidas para ser Presidente de la República y no podrá tener ningún parentesco de consanguinidad ni de afinidad con éste. (Artículo 238 CRBV).

  1. ARGENTINA.

Constitución de la Nación Argentina (22 de agosto de 1994).

El Presidente de la Nación Argentina, será elegido directamente por el pueblo, para un período presidencial de cuatro (04) años (Artículos 90 y 94), estableciéndose con relación al tema central de esta investigación, lo siguiente:

 “Artículo 88.

En caso de enfermedad, ausencia de la Capital, muerte, renuncia o destitución del presidente, el Poder Ejecutivo será ejercicio por el vicepresidente de la Nación.

En caso de destitución, muerte, dimisión o inhabilidad del presidente y vicepresidente de la Nación, el Congreso determinará qué funcionario público ha de desempeñar la Presidencia, hasta que haya cesado la causa de la inhabilidad o un nuevo presidente sea electo.”

“Artículo 99.

El presidente de la Nación tiene las siguientes atribuciones:

(…)

18. Puede ausentarse del territorio de la Nación, con permiso del Congreso. En el receso de este, solo podrá hacerlo sin licencia por razones justificadas de servicio público.”

Conforme a lo dispuesto en el artículo 88 del Texto Fundamental argentino, las faltas temporales serían la enfermedad y la ausencia de la Capital (a diferencia de nuestra legislación que no establece las situaciones a ser consideradas como faltas temporales), mientras que las absolutas o definitivas vendrían siendo la muerte del Presidente, su renuncia y destitución, debiendo ser sustituido por el Vicepresidente de la Nación y a falta de éste, por un funcionario público que al efecto determine el Congreso, hasta tanto haya cesado la causa de la inhabilidad o sea electo un nuevo Presidente, sin mencionar, contrariamente a nuestro Texto Fundamental, a partir de cuál momento tendría lugar la convocatoria a nuevas elecciones.

  1.    III.        COLOMBIA.

Constitución Política de la República de Colombia de 1991 (Modificada por Decreto 2576 del 27 de Julio de 2005).

En Colombia, el Presidente de la República será elegido para un período de cuatro (04) años, por la mitad más uno de los votos que, de manera secreta y directa, depositen los ciudadanos en la fecha y con las formalidades que determine la ley (Artículo 190).

Respecto al permiso a concederse al Presidente de la República, en caso de requerir ausentarse del cargo, se dispone:

“Artículo 193.

Corresponde al Senado conceder licencia al Presidente de la República para separarse temporalmente del cargo.

Por motivo de enfermedad, el Presidente de la República puede dejar de ejercer el cargo, por el tiempo necesario, mediante aviso al Senado o, en receso de éste, a la Corte Suprema de Justicia.”

 

Artículo 194.

Son faltas absolutas del Presidente de la República su muerte, su renuncia aceptada, la destitución decretada por sentencia, la incapacidad física permanente y el abandono del cargo, declarados estos dos últimos por el Senado.

Son faltas temporales la licencia y la enfermedad, de conformidad con el artículo precedente y la suspensión en el ejercicio del cargo decretada por el Senado, previa admisión pública de la acusación en el caso previsto en el numeral primero del artículo 175.

 

“Artículo 195.

El encargado del Ejecutivo tendrá la misma preeminencia y las mismas atribuciones que el Presidente, cuyas veces hace.”

 

Artículo 196. El Presidente de la República, o quien haga sus veces, no podrá trasladarse a territorio extranjero durante el ejercicio de su cargo, sin previo aviso al Senado o, en receso de éste, a la Corte Suprema de Justicia.

La infracción de esta disposición implica abandono del cargo.

(…)

Cuando el Presidente de la República se traslade a territorio extranjero en ejercicio de su cargo, el Ministro a quien corresponda, según el orden de precedencia legal, ejercerá bajo su propia responsabilidad las funciones constitucionales que el Presidente le delegue, tanto aquellas que le son propias como las que ejerce en su calidad de Jefe del Gobierno. El Ministro Delegatario pertenecerá al mismo partido o movimiento político del Presidente.”

Al comparar las regulaciones de Colombia con las de Venezuela, observamos que se diferencian en el hecho de que el Texto Constitucional colombiano, además de disponer las situaciones que serán consideradas faltas absolutas, también señala cuáles serán catalogadas como faltas temporales, lo que como indicamos at supra, no contempla nuestra Constitución.

Así tenemos que, serán faltas absolutas del Presidente su muerte, su renuncia, la incapacidad física permanente y el abandono del cargo, declarados por el Senado y la destitución decretada por sentencia; mientras que se considerará ausencia temporal cuando haya obtenido licencia o permiso mediante aviso previo al Senado, o cuando se vea inhabilitado para ejercer sus funciones por razones de enfermedad. El Encargado del Ejecutivo es la figura sobre la cual recae ejercer la suplencia, sin señalarse el período de duración de la misma, ni cuándo deberá hacerse el llamado a elecciones presidenciales, en caso de encontrarse ante una situación que encuadre dentro de las faltas absolutas.

  1. EL SALVADOR.

Constitución de la República de El Salvador (1983).

En este país, el Presidente de la República, funcionario elegido por el cuerpo electoral (formado por todos los ciudadanos con capacidad para emitir voto), para un período presidencial de cinco (05) años, tendrá la prohibición de salir del territorio nacional, sin una licencia de la Asamblea Legislativa (Artículos 76, 154 y 158), siendo que su ausencia o falta suscitada por muerte, renuncia, remoción u otra causa, será sustituida por el Vicepresidente; a falta de éste, por uno de los designados por el orden de su nominación, y si todos éstos faltaren, por una persona que al efecto será designada por la Asamblea. Si la inhabilitación del Presidente para el ejercicio del cargo, se extiende por más de seis (06) meses, corresponderá terminar el período presidencial, a la persona que lo sustituya (según la sucesión arriba indicada), en cambio, si la inhabilidad fuere temporal, quien lo sustituya ejercerá el cargo únicamente mientras dure aquélla (Artículo 155).

En la República de El Salvador, a diferencia de Venezuela, se regula la situación de la suplencia del Presidente de la República de una forma más amplia, en el sentido de que, si bien dispone que el Vicepresidente sea quien ejerza la sustitución presidencial, también prevé la posibilidad de que éste falte, contemplándose como pudimos apreciar, una cadena de sustitutos conforme a un grado de jerarquía. En este punto específico, encontramos similitud con el sistema legal argentino, puesto que también establece la probabilidad de la falta del Vicepresidente, correspondiendo al Congreso resolver en quién recaerá ejercer la sustitución. (Igual circunstancia se observa en los sistemas legales de Nicaragua, Perú, Costa Rica y Estados Unidos, tal como reseñaremos más adelante).

  1. MÉXICO.

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (Publicada en el Diario Oficial de la Federación el 5 de febrero de 1917 – Última reforma publicada en fecha 17 de agosto de 2011).

El Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, será elegido popularmente en los términos que disponga la ley electoral, para un período de seis (06) años (Artículos 80, 81 y 83).

Para el caso de ausencia presidencial, se regula el mecanismo de sustitución en los artículos 84 y 85, en donde se hace una distinción entre falta absoluta y falta temporal, sin embargo, la Carta Fundamental mexicana, no precisa cuál es la instancia legal o constitucionalmente facultada para calificar en qué momento se está ante la falta absoluta del Primer Mandatario, mas sí preceptúa a la licencia como la herramienta por la cual se autoriza su ausencia temporal.

En este sentido, y de conformidad a lo dispuesto en su artículo 88, el Presidente de la República podrá ausentarse del territorio nacional hasta por siete (07) días, pero en caso de faltas mayores a este lapso, requerirá permiso de la Cámara de Senadores o de la Comisión Permanente, diferenciándose del sistema legal venezolano, en el sentido de que dicha autorización será solicitada a la Asamblea Nacional o a la Comisión Delegada, cuando las faltas del Presidente sean superiores a cinco (05) días consecutivos. (Artículo 235 CRBV).

Si bien es cierto que el sistema constitucional mexicano, no dispone cuáles condiciones serán consideradas como faltas absolutas o definitivas por parte del Presidente, en su artículo 84 encontramos regulado el mecanismo de sustitución para el caso en que la figura presidencial incurra en dicha modalidad, señalándose que el Congreso de la Unión (Cámara de Diputados y de Senadores conjuntamente), nombrará:

  • Un Presidente Interino, si la falta ocurre durante los dos (02) primeros años del período presidencial, y dentro de los diez (10) días siguientes a su designación, se convocará a elecciones generales para elegir al Presidente que deba concluir dicho período.
  • Un Presidente Sustituto, si la falta tiene lugar en los últimos cuatro (04) años del período respectivo, a fin de que sea éste quien complete los dos (02) años faltantes del mismo, y culminar así el periodo presidencial de seis (06) años para el que fue elegido su antecesor.

Si el Congreso no estuviere en sesiones, la Comisión Permanente nombrará a un Presidente Provisional y convocará al Congreso a sesiones extraordinarias para que nombre al Presidente Interino o Sustituto, según el caso, y expida la convocatoria a elecciones presidenciales.

Respecto a la falta temporal, el Texto Constitucional mexicano en su artículo 85, establece que:

  • El Congreso de la Unión, si estuviese reunido, o en su defecto la Comisión Permanente, nombrará un Presidente Interino para que haga suplencia durante el tiempo de duración de dicha falta.
  • En caso de que la falta del Presidente sea por más de treinta (30) días y el Congreso de la Unión no estuviere reunido, la Comisión Permanente deberá convocarlo a sesiones extraordinarias, para que sea el propio Congreso quien resuelva sobre la licencia y designe, en su caso, al Presidente Interino.

El sistema previsto en los artículos 84 y 85 de la Constitución mexicana, parte del principio de que no debe saberse previamente quién es la persona que podrá sustituir al Presidente, pues no permite conocer de forma automática, quien será el Presidente Interino, Provisional o Sustituto (a diferencia del sistema presidencial venezolano, donde se conoce que el Vicepresidente es el designado constitucionalmente para llevar a cabo la sustitución), por lo que juristas de ese país, han solicitado la adecuación del marco constitucional, a fin de definir de manera clara cómo suplir al Presidente de la República en caso de su ausencia.

  1. NICARAGUA.

Constitución Política de la República de Nicaragua (Reformada por Ley Nº 527, aprobada el 15 de marzo de 2005).

La elección del Presidente de la República se realiza mediante sufragio universal, igual, directo, libre y secreto, quien ejercerá sus funciones por un período de cinco (05) años. (Artículos 146 y 148).

En cuanto a la ausencia del Presidente del territorio nacional, la Constitución nicaragüense, dispone en su artículo 149 que el Ejecutivo, en ejercicio de su cargo, podrá salir del país:

  • Por un período menor de quince (15) días sin ninguna autorización, pero para un período mayor de quince (15) días y menor de treinta (30) días requerirá autorización previa de la Asamblea Nacional, siendo sustituido por el Vicepresidente de la República para que ejerza el ejercicio de la función de gobierno de la Presidencia.
  • Por un tiempo no mayor de tres (03) meses con permiso de la Asamblea Nacional, siempre que deposite el ejercicio de la Presidencia en el Vicepresidente; pero si la ausencia fuese superior a tres (03) meses, cualquiera que fuera la causa, perderá el cargo por ese simple hecho, salvo que la Asamblea considere el caso de fuerza mayor y prorrogue el permiso por un tiempo prudencial.

Al igual que el Texto Fundamental de Colombia, contempla claramente las situaciones que serán consideradas:

Faltas temporales:

a)    Las ausencias temporales del territorio nacional por más de quince (15) días.

b)    La imposibilidad o incapacidad temporal manifiesta para ejercer el cargo, declarada por la Asamblea Nacional y aprobada por los dos tercios (⅔) de los diputados.

En este tipo de faltas el Vicepresidente de la República, asumirá las funciones inherentes a la Presidencia, quien no podrá salir del país sin previa autorización de la Asamblea Nacional, entendiéndose su salida sin dicha autorización como abandono del cargo.

En caso de imposibilidad o incapacidad temporal y simultánea tanto del Presidente como del Vicepresidente, ejercerá interinamente la Presidencia de la República el Presidente de la Asamblea Nacional, quien mientras ejerza interinamente el Poder Ejecutivo, será sustituido en su cargo por el Primer Vicepresidente de la Asamblea Nacional.

Faltas definitivas:

a) La muerte.

b) La renuncia, cuando le sea aceptada por la Asamblea Nacional.

c) La incapacidad total permanente declarada por la Asamblea Nacional, aprobada por los dos tercios (⅔) de los diputados.

La suplencia por faltas definitivas, corresponderá al Vicepresidente de la República por el resto del período presidencial, debiendo la Asamblea Nacional elegir a un nuevo Vicepresidente, y de encontrarse ante la falta definitiva de la figura del Vicepresidente, la Asamblea Nacional nombrará de entre sus miembros, al sustituto para su cargo.

  1. PERÚ.

Constitución Política del Perú de 1979 (Reformada el 17 de noviembre de 2004).

En Perú, el Presidente de la República es elegido por sufragio directo, a fin de que ejerza un mandato presidencial de cinco (05) años. (Artículos 111 y 112).

La Carta Suprema del Perú, expresa en su artículo 113, las faltas absolutas del Primer Mandatario, al disponer que la Presidencia de la República finaliza por:

  1. Muerte del Presidente de la República.
  2. Su permanente incapacidad moral o física, declarada por el Congreso.
  3. Aceptación de su renuncia por el Congreso.
  4. Salir del territorio nacional sin permiso del Congreso o no regresar a él dentro del plazo fijado.
  5. 5.    Destitución, tras haber sido sancionado por alguna de las infracciones mencionadas en el artículo 117 de la Constitución, el cual reza: “El Presidente de la República sólo puede ser acusado, durante su período, por traición a la patria; por impedir las elecciones presidenciales, parlamentarias, regionales o municipales; por disolver el Congreso, salvo en los casos previstos en el artículo 134 de la Constitución, y por impedir su reunión o funcionamiento, o los del Jurado Nacional de Elecciones y otros organismos del sistema electoral.”

De igual manera, en su artículo 114 dispone que el ejercicio de la Presidencia de la República, queda suspendido por:

  1. Incapacidad temporal del Presidente, declarada por el Congreso.
  2. Hallarse éste sometido a proceso judicial, conforme al artículo 117 de la Constitución.

Tanto para el impedimento temporal o permanente del Presidente peruano, el ejercicio de la sustitución corresponderá al Primer Vicepresidente, en su defecto al Segundo Vicepresidente, y ante la imposibilidad de ambos, lo sucederá el Presidente del Congreso. En caso de que el impedimento de aquellos (Primer y Segundo Vicepresidente) sea permanente, el Presidente del Congreso convocará de inmediato a elecciones. (Artículo 115).

Observamos que si bien la Constitución peruana, dispone que el Presidente de la República, no podrá salir del territorio nacional sin permiso del Congreso, no especifica (como sí sucede en los ordenamientos jurídicos de Venezuela, México y Nicaragua), el plazo mínimo y máximo por el cual el Ejecutivo requerirá de autorización para ausentarse del territorio nacional.

  1. COSTA RICA.

Constitución Política de la República de Costa Rica (Modificada en el año 2003).

En comparación con las disposiciones constitucionales analizadas, la Carta Fundamental de Costa Rica nos resulta poco amplia en cuanto a la regulación aplicable a las situaciones de ausencia y reemplazo del Presidente de la República, limitándose únicamente a señalar que son dos (02) los Vicepresidentes, quienes de acuerdo al orden de nombramiento, reemplazarán al Presidente en sus ausencias absolutas, mientras que si se está en presencia de una falta temporal, será el Ejecutivo quien determine cuál de los dos (02) habrá de sustituirlo. En caso de que ninguno de éstos pueda suceder las faltas tanto temporales como definitivas, el cargo lo ocupará el Presidente de la Asamblea Legislativa. (Artículo 135).

El período presidencial en este país es de cuatro (04) años, y todos aquellos actos de los funcionarios públicos y de los particulares que violen la libre sucesión presidencial consagrada por la Constitución, implicarán traición a la República. (Artículo 134).

  1. ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA.

Constitución de los Estados Unidos del 17 de septiembre de 1787 (Reforma del año 1992).

El Presidente de los Estados Unidos, se desempeñará en el cargo durante un término de cuatro (04) años, y será elegido de manera indirecta, por medio de electores, elegidos a su vez por los ciudadanos, es decir, cada Estado nombrará, según lo disponga su legislatura, un número de electores igual al total de los senadores y representantes a que el Estado tenga derecho en el Congreso, quienes se reunirán en sus respectivos Estados y votarán mediante boletas a favor de dos (02) personas, una de las cuales, no deberá ser habitante del mismo Estado que ellos. Ningún senador, ni representante, ni persona que ocupe un empleo honorífico de los Estados Unidos podrá ser designado como elector.

En el artículo II, Sección 1, Cláusula 6 de la Constitución se establece que: “En caso de que el Presidente sea separado de su puesto, de que muera, renuncie o se incapacite para dar cumplimiento a los poderes y deberes del referido cargo, éste pasará al Vicepresidente y el Congreso podrá prever por medio de una ley el caso de separación, muerte, renuncia o incapacidad, tanto del Presidente como del Vicepresidente, y declarar qué funcionario ejercerá como Presidente hasta que desaparezca la causa de incapacidad o se elija un Presidente.” (Resaltado nuestro).

De lo previsto en la cláusula citada, se desprende que serán faltas temporales del Presidente de los Estados Unidos, su incapacidad para dar cumplimiento a los deberes del cargo, mientras que su muerte, renuncia y separación del puesto, se entenderán como faltas absolutas, correspondiendo al Vicepresidente, en todos los casos de ausencia, ejercer la suplencia hasta que se elija un Presidente idóneo para el puesto, y a falta de éste último (Vicepresidente), será el Congreso quien decidirá cuál funcionario fungirá como Presidente, sin señalarse el tiempo en que deberá hacerse el llamado a elecciones.

Dicha Cláusula fue complementada por la enmienda XXV del 10 de febrero de 1967 (De la Sucesión Presidencial), que dispone:

“1. En caso de que el Presidente sea depuesto de su cargo, o en caso de su muerte o renuncia, el Vicepresidente será nombrado Presidente.

(…)

3. Cuando el Presidente transmitiera pro tempore¹ al Presidente del Senado y al Presidente de Debates de la Cámara de Diputados su declaración escrita de que está imposibilitado para desempeñar los derechos y deberes de su cargo, y mientras no transmitiere a ellos una declaración escrita en sentido contrario, tales derechos y deberes serán desempeñados por el Vicepresidente como Presidente en funciones.

4. Cuando el Vicepresidente y la mayoría de los principales funcionarios de los departamentos ejecutivos o de cualquier otro cuerpo que el Congreso autorizara por ley transmitieran pro tempore al Presidente del Senado y al Presidente de Debates de la Cámara de Diputados su declaración escrita de que el Presidente está imposibilitado de ejercer los derechos y deberes de su cargo, el Vicepresidente inmediatamente asumirá los derechos y deberes del cargo como Presidente en funciones.”

  1. ITALIA.

Constitución de la República de Italia (Aprobada el 22 de diciembre de 1947, publicada el 27 de diciembre del mismo año. En vigor el día 1º de enero de 1948).

En la República Italiana, para un período de siete (07) años “El Presidente de la República es elegido por el Parlamento en sesión conjunta de sus miembros. Participarán en la elección tres (03) delegados por cada Región, elegidos por el Consejo Regional de modo que quede garantizada la representación de las minorías. La elección del Presidente de la República se llevará a cabo mediante votación secreta y se requerirá una mayoría de dos tercios (⅔) de la Asamblea. Después de la tercera votación será suficiente la mayoría absoluta.” (Artículo 83).

La ausencia presidencial y su mecanismo de sustitución, lo encontramos contemplado en el artículo 86 de la Ley Suprema italiana, el cual estipula que en caso de que el Presidente de la República no pueda cumplir sus funciones, éstas serán ejercidas por el Presidente del Senado (Faltas temporales). Ahora bien, de tratarse de un impedimento permanente o de su muerte o dimisión (Faltas absolutas), el Presidente de la Cámara de Diputados fijará dentro de los quince (15) días siguientes, la elección del nuevo Presidente, sin perjuicio de que se establezca un plazo mayor en el caso de que las Cámaras estén disueltas o de que falten menos de tres (03) meses para que queden extinguidas.

Tal como hemos podido observar a lo largo del desarrollo del presente informe de investigación, el Derecho Comparado nos ha permitido cotejar las semejanzas y diferencias en diversos sistemas jurídicos vigentes con el de Venezuela, concretamente en lo que respecta a la situación de la ausencia presidencial y su mecanismo de reemplazo, punto en el que los países estudiados guardan similitud en su interés propio de que el Poder Ejecutivo no quede sin titular, al prever constitucionalmente quién deberá ser designado para ejercer la sustitución del Presidente de la República en los casos que éste pueda sufrir algún percance, que de forma temporal o definitiva, le impida continuar en su cargo, todo ello en aras de que el resto de los poderes públicos no se vean paralizados en el ejercicio de sus funciones y mantener de esta manera el normal desarrollo y estabilidad de la Nación.

___________________________

¹ Expresión latina que al español se traduce “por un tiempo”. Utilizada cuando se otorga un cargo temporal a una persona.

Comments

  1. Muy bueno el ejercicio de derecho comparado, en el caso que nos ocupa, en mi criterio, el TSJ no se encuentra en la obligación de pronunciarse todavía sobre la falta presidencial, ya que el primer mandatario se encuentra permisado por la AN y de forma unánime. Coincido que el Dr. Escarrá, en cuanto al eventual pronunciamiento de nuestro máximo tribunal a partir del 10 de enero del presente año a los fines de dilucidar si nos encontramos con el fenecimiento del lapso constitucional o si por el contrario subsiste el principio de continuidad administrativa y el acto de juramentación es un mero formalismo en virtud de su condición de presidente reelecto. Gracias.

  2. COMO CIUDADANA VENEZOLANA APELO AL DERECHO DE ESTAR INFORMADA Y EXIJO FE DE VIDA DEL PRESIDENTE HUGO CHAVEZ, ESTA FE DE VIDA DEBE SER VISUAL Y AUDITIVA.

  3. Solo quiero decir que articulos como este son dificiles de encotrar. Un gran trabajo bien hecho. Gracias Adriana!!!

    • Adriana este y todos the articulos son realmente bien redactados y expresan tu alto nivel de expericia y profesionalismo. Gracias. Adrian ( Boston,Ma)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .