Transporte público viola ordenanzas en materia de ambiente

transportepublicoQue cada conductor garantice el buen funcionamiento de su vehículo, a fin de evitar la contaminación del ambiente, y que el corneteo no supere los niveles establecidos suenan como normas utópicas pero realmente existen, que no se apliquen es otro asunto. Expertos coinciden que son las unidades de transporte público las principales violadoras de este tipo de ordenanzas.

Por lo menos, el decreto 2.217 de Normas sobre el Control de Ruido contempla que el emitido por autobuses, camiones y vehículos de carga no debe superar los 93 decibeles. La corneta de una camionetica, de esas que en la capital usan más bien bocina de camión, alcanza los 160 decibeles y es comparable con una explosión o disparo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) un ruido permitido no debe exceder los 80 decibeles. A partir de allí, podría ocasionar problemas a la salud. Este mismo organismo asegura que anualmente mueren 200 mil personas por efectos del ruido, 50 mil de ellas son venezolanas.

La violación es doble si se toma en cuenta el artículo 34 de la Ley de Tránsito Terrestre, que reza que: “Ningún propietario podrá hacer u ordenar modificaciones que afecten las características técnicas originales de los vehículos, sin la previa notificación al Registro Nacional de Vehículos y Conductores, quien emitirá una constancia de tal participación”

También queda en letra muerta el artículo 29 de la misma ley, según el cual “el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre, practicará una revisión técnica, mecánica y física de los vehículos, a los fines de verificar el buen estado de funcionamiento y las características de las unidades del parque automotor existente… Los vehículos que no aprueben la revisión no podrán circular por las vías públicas o privadas destinadas al uso público”. De ser así el parque automotor reduciría significativamente.

Los ejemplos sobran, lo cierto es que en la capital, ni en el resto del territorio nacional, hay autoridad que haga cumplir las leyes. Las 35 mil unidades de transporte público, según el último censo, que transitan el área metropolitana funcionan precariamente, salvo algunos sistemas que han surgido en los últimos años que no representan un porcentaje significativo.

Según la Cámara Venezolana Automotriz la edad promedio de dicho parque automotor es de 15 años. Celia Herrera, presidenta de Sociedad Venezolana de Ingeniería de Transporte y Vialidad (Sotravial), explicó que a partir de los 10 años vehículos deben someterse a una revisión y mantenimiento riguroso. En la capital, esto apenas se cumple en municipios como Chacao, donde las unidades de Transchacao sí son evaluadas anualmente.

El presidente de la Sociedad Venezolana de Neumonología (Sovetorax), el doctor José Silva,  señaló que el diesel, combustible que en su mayoría usa el transporte público, puede ser menos contaminante que la gasolina. Sin embargo, las fallas mecánicas de estos vehículos, propias de su edad, los convierten en grandes contaminantes en la capital pues queman más combustibles.

Un control cambiario con divisas reducidas para la importación de repuestos hace que sea más complicado la sustitución de piezas y reparación de fallas para los trabajadores del volante.

Para Eddy Cristiani, presidenta del Instituto Metropolitano de Transporte, para mejorar temas como el uso abusivo de la corneta es necesario educar tanto a usuarios como conductores. Además, es necesario contar con autoridades que hagan cumplir las ordenanzas y apliquen sanciones a quienes abusen de ellas.

Vía El Universal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .