Resultados del plan eléctrico no se traducen en bienestar

electricidadEn el transcurso de los cien días del plan, ideado por el ministro de Energía Eléctrica para “estabilizar el sistema eléctrico nacional”, Jesse Chacón ha informado de los resultados obtenidos en su aplicación, entre ellos la superación de la meta en 107% en el área de generación, reducción en 48% de la demanda y en alrededor de 45% las interrupciones del servicio.

Sin embargo Jesús Pacheco, profesor en el Departamento de Conversión y Transporte de Energía de la Universidad Simón Bolívar, sostiene que partiendo de la “veracidad” de esos resultados, “estos no se traducen en bienestar a los usuarios” residenciales, industriales y comerciales a escala nacional.

“El ministro estableció unos objetivos de los cuales no tenemos referencia sobre la base en que fueron ofrecidos”, dice. “Esas metas, en todo caso, parecieran que están referidas a la capacidad instalada pero no a la disponibilidad, lo cual hace una gran diferencia, a esto se le adicionan rehabilitaciones de unidades existentes, que si bien es cierto ayudan a aliviar” los desequilibrios, “no es generación nueva, solo así pudiera estar cumpliendo la meta de 1.000 megavatios (Mw), que por demás no es suficiente para superar crisis”.

Refiere que “en esa cuenta están incluyendo la rehabilitación de la unidad 10 de la central hidroeléctrica de Guri, con capacidad de 310 Mw; esta circunstancia resta mérito a los 1.000 Mw señalados como meta en generación”. Pacheco adiciona que “la entrada de unidades nuevas conlleva una serie de procedimientos de ajustes y pruebas funcionales que no las acreditan como disponibles, ejemplo de ello es la planta La Vueltosa”.

Esta hidroeléctrica de los Andes “ha tenido múltiples problemas y al parecer estiman su incorporación en el mes de agosto, seguramente harán la inauguración y la tratarán de meter con todo pendiente bajo la modalidad de generación temprana, pero estará lejos de pasar como capacidad firme a la operación comercial”. En el caso de las unidades térmicas nuevas, comenta el profesor, “su disponibilidad estará condicionada no sólo a los factores técnicos, sino a la garantía en el suministro de combustibles”.

En su opinión “se habla con mucha ligereza de una reducción de 48% en la demanda pues no se tiene información que permita hacer una auditoría. El ministerio tendría que informar la metodología empleada para la obtención de ese resultado y demostrar su veracidad” que a la fecha “no se traduce en bienestar a los usuarios”.

Pacheco advierte que los altibajos de la demanda obedecen a factores estacionales, económicos, climáticos y “pronto comenzará a bajar este valor por el período vacacional, dando una sensación de mejoría” en el sistema, que coincidirá con la culminación del plan de cien días. “La gran interrogante es si estamos preparados para enfrentar el pico que históricamente ocurre en noviembre”.

Indica también que tras la masiva sustitución de bombillos incandescentes en 2007, los reemplazos actuales “no tienen el efecto esperado”.

Y al referirse a la disminución de las interrupciones, precisa que “una vez más al no haber información oficial no se puede verificar, lo que sí se puede verificar son los continuos apagones que vive el usuario, el sistema se manifiesta por sí solo. Es importante señalar que un sistema bien diseñado y bien operado minimiza el impacto sobre la población”.

Vía El Universal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .