Comercios quedaron con poca mercancía tras fiscalizaciones

comerciantesLos consumidores arrasaron, literalmente, con las tiendas ubicadas en los centros comerciales, luego de que el Gobierno nacional obligara a los comerciantes a rebajar los precios.

Las “modificaciones de precios”, que oscilaron entre descuentos de 15% y 70%, dejaron una imagen desoladora en las tiendas: estantes, percheros y vitrinas vacías, departamentos cerrados y el personal sentado en una esquina sin nada qué hacer.

“Lo que ves ahí es lo único que hay”, señaló una vendedora en una tienda en el Centro Sambil, en la que sólo quedaban cuatro franelas sobre una mesa situada en la entrada.

Algunos almacenes están a medio llenar. Las cadenas de tiendas han optado por compartir la mercancía que queda entre todos los puntos de venta.

Las tiendas Zara, Bershka, Pull&Bear, Desigual, entre otras, son las que se muestran más criticas, pues están casi vacías.

Los empleados de estas tiendas señalaron que no recibirán mercancía en lo que queda de año, y que desconocen si hay algo en tránsito o esperando descarga en los puertos.

Otras tiendas que fueron objeto de fiscalización lograron llenar nuevamente sus espacios con productos y precios nuevos. Aseguran que la mercancía que va llegando no tiene descuento, pero que el Gobierno aseguró que los precios se mantendrían porque la meta de bajarlo era estabilizar la economía.

Los consumidores todavía hacen cola en los almacenes por departamento, que ofrecen ropa y artículos para el hogar. Ese es el caso de El Tijerazo, tiendas Macuto y Traki.

En las cadenas de ferreterías hay avisos que informan a los usuarios que la mercancía está agotada, y los empleados desconocen si esos productos llegarán nuevamente.

Y es que los proveedores de estos comercios, ante la oleada de fiscalizaciones que recayó sobre el sector comercial la primera semana de noviembre, adelantaron las vacaciones colectivas y retomarán sus actividades luego del 15 de enero.

Mientras tanto el personal de las tiendas acude a cumplir horario. “Los empleados se la pasan sentados en los rincones o adentro porque afuera no hay nada que hacer. No hay nada que arreglar ni a quién atender. Vienen, cumplen sus horas y se van”, relató el encargado de una tienda de ropa en Sambil.

Esta situación preocupa a algunos comerciantes quienes deben cubrir los gastos operativos, incluyendo la nómina, sin tener mercancía que vender.

Reconocen que aunque hubo rebajas de precios las ventas arrojaron, en algunos casos, ganancias por volumen, pero recalcan que la medida afectó la capacidad de las empresas de reponer los inventarios.

El Gobierno aseguró que habría reposición de inventarios en todos los comercios que fueron fiscalizados y agotaron sus productos. Sin embargo, las tiendas de electrodomésticos permanecen vacías y no han recibido información sobre si recibirán divisas para importar.

“Con todo lo que ha pasado nadie va a reponer mercancía hasta ver qué es lo que va a pasar aquí”, expresó el encargado de una tienda de electrodomésticos en Candelaria.

Vía El Universal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .